Así fue Raag Vivo 3

Arriesgarse a crear nuevos espacios culturales no es tarea fácil. Por mucho que intentemos tener control sobre las variables involucradas, pueden pasar muchas cosas.

IMG_8277.JPG

Que llueva y la gente prefiera quedarse bajo las cobijas viendo 'Narcos', que el sistema de sonido falle, que algún artista pierda su avión o se le pinche la bici, que se rompa la cuerda de una guitarra o que se acaben las pilas de un micrófono. 

Sin embargo, afortunadamente nada de eso pasó y Raag Vivo fue un hit.

Pese a ser miércoles, a la sala Kubrick de Cine Tonalá poco a poco fue llegando gente con muchas ganas de descubrir nuevos sonidos. Bordeando las 9:00 pm, el ambiente en el lugar fue perfecto para que el productor musical y dj, Pablo Awad, diera inicio a su set de sicodelicias traídas de década pasadas. Debemos ser honestos. Esta vez, Shazam fue obsoleto. Le pediremos la playlist, porque no fuimos capaces de identificar muchas de las canciones que lanzó desde el booth y que por cierto, ¡estuvieron brutales! 

Ya para las 10:00 pm, cuando el ático albergaba a unas 70 personas, Julián y sus secuaces subieron al stage. Parcos, serios. Situación que duró poco. Segundos después, la energía del rocanrol de Gargantúa se tomó el lugar y lentamente, fue dejando perplejos a los asistentes. Interesante ver algunas caras que parecía que quisieran decir: ¿De dónde putas salieron estos manes? 

IMG_8086.JPG

Una a una sus canciones fueron subiendo el buen tono y siempre estuvieron acompañadas por un set de visuales con contenido para grandes y chicos. Incluidos los finos y casi imperceptibles mensajes subliminales. 

Cosas para resaltar: La envolvente voz de Leonard y el ensamble de estos cuatro tipos, propio de un reloj suizo.

Tras tocar temas como Animal, El Demiurgo o Divinorium, Gargantúa terminó su concierto rindiendo tributo a Led Zeppelin haciendo su versión de Out On The Tiles.

Pasadas las 11:00 pm, llegó el turno para La Radio Flyer. Su mixtura es ecléctica, contundente, sólida. Nos llevaron en un agradable viaje sónico con sus synths y líneas de bajo. Hicieron que recordáramos el sonido de bandas como Echo & the Bunnymen o Killing Joke. 

Durante los 45 minutos siguientes, dejaron algo claro. La Radio Flyer llegó con su rock n’ roll del delirio para quedarse. Nos aseguraremos de ponerle a nuestros sobrinos, de principio a fin, su segundo álbum, titulado Lugares Imaginarios.


Este es un video con apartes de lo que fue esta fiesta rocanrolera.

La tercera edición de Raag Vivo no pudo terminar mejor. Desde los decks, sonó otra tanda rocanrolera que terminaría con la legendaria Johnny Be Good. Pablo Awad, como siempre, supo cerrar con banderillas un espacio creado y pensado por Raag Sound para los inquietos, para los descubridores, amantes de nuevas propuestas y sonidos.

Esperen pronto información sobre Raag Vivo 4.